Invarg

¿Puede el bitcoin convertirse en el oro digital?

¿Puede el bitcoin convertirse en el oro digital?

¿Puede el bitcoin convertirse en el oro digital?

El bitcoin fue creado en el año 2008, su salida al mundo fue en el año 2009 y desde ese momento, la criptomoneda más famosa del mundo ha tenido fieles y admiradores.

Bitcoin es una criptomoneda que funciona bajo un blockchain que lleva el mismo nombre que su moneda digital. La cantidad en total de bitcoin que existen es de 21 millones, estas criptomonedas no se pueden gastar dos veces y muchos menos falsificar.

A los ojos de los fieles

Los fieles y admiradores de bitcoin no lo dudan, el bitcoin es oro digital.

Porque a diferencia de las monedas fiduciarias como el dólar o el euro, monedas que se pueden emitir a voluntad de los gobiernos, el bitcoin solo tiene 21 millones de criptomonedas, y también, a diferencia del dinero fiduciario, el bitcoin no lo maneja ningún organismo de control ni gobierno.

En teoría podríamos decir que el bitcoin es similar al oro, y tanto el oro como el bitcoin actúan de forma deflacionaria.

Pero veamos al oro

El oro cada año está detrás de la expansión de la economía, por eso su valor suele aumentar año tras año.

La apreciación en el valor del oro puede considerarse como la depreciación continua de la moneda fiduciaria, siempre en relación con el oro.

 Por ejemplo, la base monetaria de Estados Unidos crece a un ritmo tan acelerado que es imposible extraer oro a ese ritmo, haciendo que el oro se aprecie, pero en realidad, es el dólar estadounidense el que se está en continua depreciación.

Sin embargo, durante estos años de agitación mundial en lo económico, y con la baja fuerte del mercado accionario y del crudo, descubrimos que los fondos de inversión y de refugio, no fueron hacia el mercado de las criptomonedas.

Mucho menos en los años pasados de crisis, tanto en el Brexit o en la devaluación del yuan, los fondos no han optado por el bitcoin, pero si por el oro.

Como vimos en el año 2015, mientras el mercado de acciones se caiga junto al mercado de las criptomonedas, el oro era el activo que más fuerte subía.

La economía global, entre el oro y el bitcoin

Claramente que los fondos en las bajas del mercado decidan irse al oro y no al bitcoin demuestran que el estatus del “bitcoin” como “oro digital” no está reconocido por la economía global.

También esto demuestra que el mercado global no reconoce a la criptomoneda bitcoin como activo de cobertura ante bajas en el mercado.

El bitcoin tiene riesgos que el oro no tiene

Ya varios matemáticos que trabajan en la próxima generación computacional, mencionan que la computadora cuántica podría descifrar el algoritmo de cifrado del bitcoin como de otras criptomonedas.

En estos momentos, las empresas más grandes del mundo están trabajando en la computación cuántica, entre ellas podemos mencionar a google o Facebook.

También es cierto que si llegara a salir al mercado la computadora cuántica, bastaría con que se le cambie el cifrado al blockchain de bitcoin para hacerla más resistente.

Actualmente la tecnología existente no puede afectar de ninguna manera el cifrado del bitcoin.

El mayor riesgo de bitcoin que el oro no tiene

El mayor riesgo que tiene el bitcoin viene justamente de su misma tecnología, o mejor escrito, de su propio consenso.

Como bien sabemos el bitcoin tiene una cantidad total contante de 21 millones de criptomonedas. Esta realidad está realizada por su código computación, esto significa que cambiando un par de líneas en el código de bitcoin se podrían crear en el futuro más bitcoin.

Como sabemos el consenso de bitcoin lo da el 51% de los nodos, y al día de hoy ese 51% lo forman empresas de minería, ya conocida mundialmente.

Solo bastaría para que ellos se pongan de acuerdo y pueden cambiar el código de bitcoin. Por su puesto que si se rompe el consenso, bitcoin ya no sería bitcoin, y ya no tendría valor.

Sin embargo siempre es posible que suceda ya que el futuro no lo podemos predecir.

¿Es realmente inquebrantable el consenso dentro de bitcoin?

Veamos la historia del consenso en otras criptomonedas

En el año 2016, debido a un ataque DAO en Ethereum, el fundador de ethereum en consenso decidió hacer una bifurcación llamada “dura” ya que se dividía el sistema en dos.

Esta bifurcación hizo que la recompensa por cada bloque cayera de 5 ETH a 3 ETH.

EOS, otra plataforma que el consenso decide mediante código cambiar el sistema de recompensa. O la plataforma de Zcash, que luego de la expiración de los 2.1 millones de recompensa el consenso decidió continuar emitiendo recompensa, generando inflación a la criptomoneda.

Muchos son los que creen que el consenso detrás de bitcoin es fuerte, sin embargo, esto no es así. Solo sucede que al no estar el fundador de bitcoin no hay centralidad y no hay opiniones fuertes sobre el consenso.

Pero ahora, con el paso del tiempo vemos que la minería detrás de la criptomoneda es concentrada, y que ellos forman el 51% del consenso, que es lo mínimo que se necesita para cambiar el código.

Ahora veamos al oro como refugio de valor

Al contrario del bitcoin, el oro tiene ventajas que el bitcoin ni otras criptomonedas posee.

Ningún gobierno ni consenso puedo imprimir oro. Como sabemos el oro se extrae y cada día cuesta más poder extraer oro.

Ningún gobierno puede imprimir oro y muchos menos existe un consenso del 51% para que haya más o menos oro sobre la tierra.

Otro punto a favor del oro que no posee el bitcoin es que la tecnología no lograra crear oro ni ahora ni nunca, esto debida a la composición química de la materia.

¿Puede el bitcoin convertirse en el oro digital?

Como vemos, el consenso de bitcoin no es inquebrantable, y el oro no necesita consenso alguno. Podemos suponer que el bitcoin está lejos de ser el “oro digital”. Y también vemos posibles riesgos sobre la tecnología de bitcoin.

  1. ¿Puede el bitcoin convertirse en el oro digital?

    Como podemos ver existen claras diferencias entre el bitcoin y el oro. Principalmente porque el oro es un mineral que no necesita de un consenso o un gobierno.

Fuentes: liao xuefeng, Wikipedia.

Salir de la versión móvil